Literatura guatemalteca – Javier Payeras: la vida es mala literatura

Image

Por Carmen Lucía Alvarado

Javier Payeras nació en Guatemala en 1974. Es escritor y artista conceptual. Ha escrito los libros: Raktas; Ausencia es ¼ vacío; (…) y 11 relatos breves;  Soledadbrother; y las novelas Ruido de fondo, y Afuera.
En una entrevista electrónica-epistolar, Javier Payeras nos conduce por el paisaje urbano de sus  obras, en las que acompañado de la fuerza que se mezcla con lo que se siente, se convierte en una extensión del estado humano ante la vida, donde todo es como el escenario en que se vive.
¿En qué momento empezó tu relación con la literatura y el arte?

Comenzó cuando publiqué Ausencia es un ¼ vacío. Anteriormente había hecho un cuadernillo de poemas sin mucha trascendencia, pero que significó mi decisión de tomar el camino de la escritura, sin embargo, fue hasta esa publicación hecha en Casa Bizarra que, con el apoyo de Simón Pedroza y de mi compañera Ana Castillo, decidí involucrarme de lleno en la creación artística.

¿Qué es la ciudad para Javier Payeras?

La ciudad es un escenario. En ella deambulan millones de  individuos  en la más extrema soledad. Es ese lugar común del infierno urbano, lleno de manchas, humo, desempleados y niños apedreando carteles.

¿Cómo es que te convertís en un escritor urbano?

Me encanta la ciudad desde la primera vez que vi la película Blade Runner. Esa ciudad del futuro donde sueñan los androides con ovejas eléctricas. Mirabas aquella arquitectura saturada de letreros neón y noches perpetuas. Me gusta el tema porque creo que jamás salí del cine, al parecer, aquella película para mí no ha terminado.

¿Hay algún cambio en la perspectiva de la ciudad desde tu poemario Soledadbrother hasta la novela Ruido de fondo?

Ruido de fondo (ya lo he dicho en otras ocasiones) es un fragmento de Soledadbrother, creo que toda mi vida es un fragmento de ese poema.

¿Cuáles son los aspectos estéticos que abstraes de la ciudad?

Me encanta la impureza. No creo en el arte puro ni en el arte por el arte. La literatura es una anotación de la vida. La vida es mala literatura. La ciudad es un espacio apocalíptico.
 
¿Cuáles crees que  son los antecedentes de la literatura urbana actual en Guatemala?

Los antecedentes… en mi caso particular no los encuentro en la literatura “guatemalteca”. Si los hay, los desconozco. Creo que lo más próximo es lo que hacen mis compañeros de grupo (Editorial X): Ronald Flores y su libro Señores de Xiblablá; Francisco Alejandro Méndez y su novela Completamente inmaculada; Maurice Echeverría con su Diccionario esotérico; y  Juan Pablo Dardón con su poemario Breves conversaciones de la sicosis.

¿Si esos antecedentes no están en la literatura guatemalteca, dónde los encontrás en tu caso particular?

En todo. En el cine, en los comics, en la televisión, en la Literatura norteamericana del siglo XX, en la música…
¿Desde cuándo se puede empezar a hablar de una literatura urbana en Guatemala, y cómo ha cambiado el enfoque?

Creo que los estudios la refieren a la década del 70. Pero era más bien una revancha contra Asturias, abrazando a García Márquez como único salvador.

 
¿Podrías decir que la ciudad es un común denominador de la literatura actual en Guatemala? Si es así ¿por que creés que se da eso?

Tal vez comenzamos a reflexionar seriamente sobre ella. Al parecer, la realidad comienza a mostrarse múltiple y no solamente idealizada dentro de los libros. Para muchos parece que ésta es la peor de las literaturas que existe, la literatura que muerde, que molesta y que hace reír.

 
Para terminar, quisiera que definieras cada uno de tus libros:

Raktas: Es un libro extraño que había especulado publicar como comic. Me gusta porque lo leo, y no creo que yo lo haya escrito. Lo hice hipnotizado, seguramente.

Ausencia es ¼ vacío: Son poemas de amor para Ana y para mi hijo. Trata también de la despedida a una vida, y el encuentro con algo nuevo.

(…) y 11 relatos breves: Son textos publicitarios que nunca me hubiesen aceptado en ninguna  agencia.

Soledadbrother: Es un libro autentico, humano. Aún lo siento.

Ruido de fondo: Un feliz experimento. Divertido. Cáustico.

Afuera: Es como la luz que se filtra bajo la puerta, en una habitación oscura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s