Música y Cine – La naranja mecánica: Burgess y Kubrick

La naranja mecánica: Burgess y Kubrick

Por Bill Barreto

El cine es un arte omnívoro.  Heredero de antiguas disciplinas como la pintura, la música y la literatura, que lo han nutrido en su lucha por manipular el tiempo y el espacio, busca expresar un concepto estético por medio de imágenes y sonidos. El cine sostiene con la literatura una tensa relación, para muestra un caso: La naranja mecánica.

 

10-musicaycine-nafiche

 

La historia

 

Alex y sus tres jóvenes drugos (amigos) se divierten todas las noches cometiendo robos, golpizas y violaciones.  Pronto la lucha por el poder, y la búsqueda de nuevos horizontes criminales, generan un conflicto cuyo desenlace es la afirmación del liderazgo de Alex (luego de una magistral paliza al resto de la banda); pero de un grupo así no puede esperarse “mansedumbre” y lo traicionan, dejándolo fuera de combate en manos de la policía.

En prisión nuestro “héroe” busca una forma de acortar su condena: se ofrece de voluntario para una nueva terapia que promete convertirlo en un ciudadano modelo; el resultado  es una dolorosa aversión a la violencia y a todo impulso sexual, como daño colateral este mismo efecto le produce la Quinta Sinfonía de Beethoven, tan apreciada para él.

Al salir de prisión, un Alex incapacitado para cometer “el mal” sufrirá la venganza por sus crímenes, hasta que un inesperado giro del destino lo libere de su condicionamiento y le devuelva su capacidad para elegir.

10-musicaycine-nlibro

El libro

 

Anthony Burgess publica en 1962  A Clockwork Orange, novela que continua la tendencia inglesa a las narraciones distópicas —obras que presenta sociedades totalitarias (Un mundo feliz y 1984), contrarias a las “sociedades ideales” presentadas en las utopías—.

El libro esta formado por veintiún capítulos en los cuales Alex, quien se describe como “vuestro humilde narrador”, nos relata sus aventuras.  Lo primero que sorprende es la jerga nadsat (adolescente), una mezcla de ruso e inglés que Burgess, filólogo y lingüista,  crea para singularizar la visión de mundo de Alex y lograr para la obra una independencia al habla de cualquier país o tiempo.

Conforme los capítulos pasan asimilamos este goborar (hablar) y descubrimos entre episodios de ultraviolencia, la “moral” de nuestro héroe: el bien es todo lo que me satisfaga y el mal todo lo que me límite.

El autor nos dice que su personaje posee: “los principales atributos humanos; amor a la agresión, amor al lenguaje y amor a la belleza. Pero es joven y no ha entendido aún la verdadera importancia de la libertad, la que disfruta de un modo tan violento”.

Alex pasa de encarnar la “libertad negativa” —no hay nada en él que le impida satisfacer sus deseos, sean estos el homicidio o la violación—,  a carecer de toda opción moral, luego del condicionamiento. Irónicamente este ejemplar del mal, se vuelve un mártir de la libertad, y ante las próximas elecciones, el mismo gobierno que buscaba controlarlo lo devuelve a la “normalidad”.

En el último capítulo (el cual es omitido en la película) vemos a Alex madurar y reflexionar sobre el sentido de la violencia, se sabe libre, pero no sabe para qué. Intuye en su horizonte el atractivo de una vida burguesa (hogar y responsabilidades).

La novela de Burgess es un alegato a favor de la libre elección entre el bien y el mal; al mismo tiempo que una fiesta verbal, y una celebración de la capacidad humana, más allá del bien o del mal, de ser sensible a la belleza.

 

10-musicaycine-kubrick

La película

 

En 1971 fue estrenado un filme provocador, una cínica visión acerca del conflicto entre la libertad individual y el bien social: A Clockwork Orange.  El guión fue elaborado por el director Stanley Kubrick. La adaptación de una obra de un arte a otro implica cambios relacionados con el medio en que ésta es expresada.

Para el caso del cine sus medios son las imágenes y los sonidos; la palabra (en el caso de los diálogos) queda comprendida en esta última categoría y tiene un papel que varía según la obra. En la película la narración de Alex aparece como una voz en off (un voz que es pronunciada fuera del cuadro), lo que nos permite un acercamiento subjetivo a las reflexiones de este personaje, quien se muestra como víctima de un sistema opresor.

Por otra parte, la importancia de la  música en la vida de Alex es potenciada, al incluir en la banda sonora obras de Rimsky-Korsakov, Rossinni y sobre todo “el divino Ludwing Van Beethoven” su favorito. Kubrick logra una perfecta sintonía entre acciones y música, a través de las más inusitadas asociaciones, como es el incluir la letra de Singin´ in the rain  en una de las escenas más violentas de la película.

Es en parte este éxito en revelar el lado atractivo de la maldad, y sobre todo el omitir el último capítulo de su novela —Kubrick leyó la versión estadounidense en donde éste estaba suprimido—, lo que provocó las críticas de Burgess a la adaptación.

Dice Burgess al respecto: “cuando una obra de ficción no consigue mostrar el cambio, cuando sólo muestra el carácter humano como algo rígido, pétreo, impenitente, abandona el campo de la novela y entra en la fábula o la alegoría. La Naranja norteamericana o de Kubrick es una fábula; la británica o mundial es una novela”.

Este sentido no le fue desconocido a Kubrick: “Más gente lee sobre los nazis que sobre la ONU. Los titulares de los periódicos están llenos de malas noticias. Los personajes malos en una historia son más interesantes que los buenos”.

Palabras finales

La naranja mecánica de Burgess, tiene su mayor mérito en exigir al lector el penetrar en la jerga nadsat, y gracias a ésta logra relatar una historia desde la amoral visión de su protagonista,  su mayor debilidad es tener un final un tanto moralizante; por su parte la versión de Kubrick es una experiencia cinética, en donde el movimiento y la música siguen un ritmo vertiginoso; sin embargo, tan bellas experiencias visuales y auditivas, opacan el “contenido de denuncia” de la obra. En cualquier caso, ambas son obras que sobrevivirán en el ánimo de lectores y espectadores mientras la capacidad para elegir, entre el bien o el mal, nos sea innata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s