Reseñas – Los detectives salvajes/ Roberto Bolaño

Los detectives salvajes

Roberto Bolaño

Compactos Anagrama

9-resenas-detectives.jpg

La interminable búsqueda que los detectives salvajes, Arturo Belano (alter ego de Bolaño) y Ulises Lima, emprenden, tras las pistas de la poeta mexicana Cesárea Tinajero, desaparecida en los años treinta, constituye una operación lúdica de novela negra.

El diario de Juan García Madero compone la primera y tercera parte del libro. Se trata de un diario desaforado, donde describe, con naturalidad, (en la primera parte) la figura del aspirante a escritor, al grupo real viscerrealista -del que forma parte el narrador-, sus lecturas y encuentros poéticos en el año 1975.

La segunda parte es más literaria: un flujo de voces, la polifonía, fragmentación y recopilación de relatos.  Se puede leer, como decía Bolaño, “como una agonía, o como un juego”. Esta parte comprende veinte años (1976-1996) y un recorrido por el mundo a través de esas voces “testigo”.  La técnica está tras los pasos de Belano y Lima; y ellos tras Cesárea Tinajero: un texto “metaliterario”.

En la tercera parte, la narración regresa al diario de García Madero, en el año 1976.  Los personajes, García Madero, Belano, Lima y Lupe (una prostituta) se escapan en un Impala por los desiertos de Sonora, y encuentran a Cesárea Tinajero, quien muere en ese viaje.

Pero ¿quién es Cesárea Tinajero?, ¿qué es el grupo real viscerrealista?, ¿por qué la segunda parte es más literaria?

Cesárea Tinajero es la fundadora del grupo real viscerrealista.  Ella representa, en sí, a la madre poética, al inicio poético; por ello los personajes están tras sus huellas.

El grupo real viscerrealista fue un grupo vanguardista de los años treinta.  El nuevo grupo, integrado por Belano, García Madero y Lima, es la nueva generación, quizá la última vanguardia mexicana.  En palabras del diario de García Madero, al preguntarle a Arturo Belano sobre el grupo, dice:

“Según él, los actuales real viscerrealistas caminaban hacia atrás.  ¿Cómo hacia atrás?, pregunté.

-De espaldas, mirando un punto pero alejándose de él, en línea recta hacia lo desconocido.

Dije que me parecía perfecto caminar de esa manera, aunque en realidad no entendí nada.  Bien pensado, es la peor forma de caminar.”

La segunda parte, como se mencionó anteriormente, es una experimentación de técnica.  La polifonía es la forma, pero compone diversos escenarios y tiempos. A través del lenguaje se construyen diversidades psicológicas de las voces “testigo”, hay composiciones de “intertextualidad”, y, algo interesante, no se sabe en verdad quién es el recopilador de estas “voces” que persiguen los sucesos de Belano y Lima. En una parte, se confiesa ambiguamente que es Belano el recopilador.  ¿Belano en busca de Belano?  ¡Se nos cae el cielo en pedazos!, ¿el propio autor se burla del lector?,  ¿una parodia para el fin de la novela negra?  Los protagonistas de la novela nunca interfieren la narración en primera persona, siempre se conocen por diferentes registros de narrador.

Los críticos literarios dicen que en 1998, con la publicación de Los detectives salvajes, apareció la gran y nueva novela hispanoamericana.

Así como los personajes están en busca de Cesárea Tinajero, los narradores actuales están y estarán en busca de Roberto Bolaño.

Enlace: 

Descubre más acerca de Roberto Bolaño en su página oficial 

Carlos Meza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s