Cine – Crash

Crash

 

Por Bill Barreto

 

23-cine-crash.jpg

 

Sexo, automóviles, accidentes. ¿Qué sucede cuando combinas estos tres elementos?, en la mayoría de casos un spot publicitario, en otros… una película de culto. Esto último es lo que realiza el director canadiense David Cronenberg con su adaptación de la novela de J.G. Ballard.

Ballard es más conocido, fuera del submundo de la ciencia ficción, por su novela autobiográfica El Imperio del Sol, llevada al cine por Steven Spielberg. Sin embargo, la obra que lo instaura como un referente de la ciencia ficción de los años setenta es Crash (1973). Mitigada la ambientación en un futuro cercano, presente en la novela, por una producción contemporánea (1996)  Cronenberg se queda con el núcleo de la historia:

James Ballard (sí, el personaje lleva el nombre del autor) y su esposa Catherine llevan una vida sexual abierta a toda clase de encuentros, pero últimamente se muestran un tanto insatisfechos y distantes. Esto cambia después de que James, un ejecutivo de publicidad,  sufre un accidente en la autopista; entre los vidrios y aceros retorcidos, antes de quedar inconsciente, James ve como la mujer que lo ha chocado se masturba. Días después, el encuentro con esta misma mujer en el hospital lo iniciará en un selecto club caracterizado por su excitación por los accidentes automovilísticos, una sociedad de fetichistas de la muerte.

 

23-cine-3

Los personajes y su entorno

Las interpretaciones de James Spader (James Ballard), Holly Hunter (Dra. Helen Remington), Elias Koteas (Vaughan), Deobrah Unger (Catherine Ballard), Rossanna Arquette (Gabrielle) y  Peter MacNeil (Colin Seagrave) nos muestran personajes sumidos en acciones impulsivas, libres de cualquier estorbo moral, y al mismo tiempo esclavos del dolor único punto que les posibilita algún grado de comunión.

Los escenarios, en tal caso, no podrían ser otros sino las autopistas de ciudades sin rostro, cielos grises y metálicos, estacionamientos indiferenciables, hospitales asépticos e inhumanos. La noche es el refugio de aquellos que buscan compañía, pero para el pequeño club de los adoradores del metal retorcido, es el espacio para reconstruir accidentes famosos, y llevar más y más lejos su hambre de muerte.

Las cicatrices son marca de adhesión a este grupo, qué, lejos de buscar adeptos o realizar proselitismo confía en la inercia de choques aleatorios, pulsos a ciegas que despiertan un hambre insaciable por emociones cada vez más fuertes.

23-cine-2

Clasificada R

Si el cine es un arte de síntesis entonces el límite entre lo que se puede, o no, mostrar en la pantalla es ciertamente estrecho; Crash bordea este límite, para los lectores del marqués de Sade esto no resultará novedoso, después de páginas y páginas de escenas sexuales necesitamos un descanso. En el caso de esta película este descanso no se produce, pero lejos de machacones encuentros sexuales lo que se nos presenta es la progresiva inmersión de James, y más tarde de Catherine, en una sexualidad lacerante vinculada siempre a objetos: vehículos, prótesis…

En Crash aquello que en otras circunstancias podría ser considerado pornografía soft resulta un elemento necesario, no sólo para explorar el tema más obvio: una obsesión sexual; sino además para indagar la relación entre el consumismo, la vida acelerada de las grandes ciudades y el impulso de muerte. Cabe preguntarse a donde corremos realmente cuando aceleramos en un automóvil, ¿a nuestra casa?, ¿al trabajo?, o quizás hacia el próximo vehículo que nos cierre el paso.

Ficha técnica

  • Título original        Crash
  • Nacionalidad         Canadá y Reino Unido
  • Género                 Drama
  • Año                      1996
  • Director                 David Cronenberg
  • Guión                   David Cronenberg, basado en la novela de J.G. Ballard
  • Fotografía             Peter Suschitzky
  • Música                  Howard Shore
  • Producción            Fine Line
  • Premios                Premio Especial del Jurado, Cannes 1996.
Enlaces:
Visiten el blog de Bil Barreto: Mirada difusa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s