Cine – Julio Ponce Pamieri a través de tres audiovisuales

Julio Ponce Palmieri a través de tres audiovisuales

 

Por Gabriel Arana Fuentes

 

Por lo general trato de no hacerme algún tipo de expectativas con el cine. Sin importar el género, intento exponerme a la mayor cantidad posible de proyecciones sean del cine nacional o internacional. Y, de la misma manera, creo que el cine es uno y que debe ser tratado por igual, pero dentro de sus distintos parámetros. Es decir, no vamos a comparar una mega producción con el cine independiente o el de autor, simplemente son cosas distintas.

Hace un par de semanas, el 24 de febrero, el cineasta, radicado en Canadá, Julio Ponce Palmieri, presentó tres de sus trabajos audiovisuales en Solo Teatro. En esa noche proyectó los cortos It!, The Myth of the Cave y el largometraje Rabid Rage.

Esa noche pude comprobar que, en efecto, lo que el cineasta dijo en entrevistas anteriores, sobre la línea audiovisual que trabaja y el tratamiento de las historias, es cierto. Palmieri sí tiene una idea del tipo de cine que le interesa. Dijo que son dos géneros los que trabaja, el thriller criminal (Rabid Rage), y el drama espiritual

(Myth of the cave), pues son géneros que según el autor le brindan la oportunidad de fabricar historias únicas e interesantes elaboradas en Inglés. Según comentó, durante 2008 se dedicó a subtitular sus trabajos pues deseaba proyectarlos en Guatemala.

 

Sobre los trabajos

Aunque se considera un cineasta guatemalteco, las producciones de Palmieri no deberían ser comparadas con el trabajo de los demás jóvenes cineastas guatemaltecos. Creo que las circunstancias con que fueron hechas las películas le permitieron a Palmieri mostrar otro tipo de cine. No es solo por el idioma en que fueron grabadas, tampoco por la locación. Creo que lo que hay que resaltar en estas producciones que él mismo escribe y dirige, es que sí existe una presencia marcada en la dirección comparada con las media de producciones de realizadores jóvenes. Así como la actuación. En los tres trabajos los actores estuvieron bien caracterizados, no dejaron su papel en ningún momento. Además, es evidente que hubo ensayos antes del rodaje y que los histriones es posible que sí hayan recibido clases de actuación.

En resumen, creo que las cintas están bien producidas, supieron explotar sus elementos, pero hay ciertos fallos, uno de ellos: los subtítulos. Pocas tildes, sin eñes ni signos de apertura para las exclamaciones e interrogaciones que para el caso sí son necesarios, pues no se trata de una conversación de Messenger donde pueden ser omitidos. El audio y el proyector dificultaron bastante la apreciación de las cintas pues no fueron los ideales.

Tengo un parámetro simple para medir las películas, que no definen si son buenas o malas, se basa en un dilema: volver a ver la cinta o no. En el cine también es cuestión de gustos donde se rompen géneros. Sin embargo soy honesto en decir que de los tres trabajos solo The Myth of the cave volvería ver. Pero de lo que estoy seguro y que siempre defenderé es que el trabajo nacional siempre hay que verlo, desde una producción bagre hasta una cinta de festivales. No por cultura general, sino porque es nuestro cine.

IT!

Cortometraje

Es un trabajo bien realizado. La narración es lineal y no requiere de mayor análisis, se mantiene a la expectativa. El final es tan evidente que el espectador cae en la cuenta que ha sido engañado durante toda la cinta. Sin embargo desde la mitad surgen las dudas por la falta de diálogo. El planteamiento parece estar claro, es una persecución entre

la vida y la muerte ¿O quizás no? Creo que es una buena optimización de recursos.

Myth of the Cave

Cortometraje

Palmieri hace una lectura muy personal del Mito de la caverna de Platón. Dos actores se encuentran en circunstancias poco claras y entablan una discusión que en apariencia es una lectura simple del libro de Platón. Parece ser que la intención del director es evitar las presunciones y presentar una historia que evidencia o ejemplifica las enseñanzas del filósofo en ese libro, desde su visión como director.

Rabid Rage

Largometraje


Un proyecto militar se sale de las manos y se convierte en una infección peligrosa. Cinco jóvenes se ven inmersos en una historia que pareciera no tener un punto de salida. Todos los actores mantuvieron su personaje, sin embargo la cinta pareciera durar mucho, demasiado. Es decir, a la hora de la proyección pareciera que la historia nunca terminará. Es de esas películas en donde nos damos cuenta de que los asientos del cine son incómodos o que el reloj no avanza.

Enlaces:

Portafolio del director

Julio Ponce en Internet Movie Data Base

Canal en Youtube

Más información sobre el trabajo de Gabriel Arana en

Garana.fuentes@gmail.com y en su blog

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s