Cine y Comics – My blueberry nights

El pastel que nadie quiere o My Blueberry Nights

 

Por Luis Fernando Alejos

15-cine-esta

El arte del buen cine incluye, además de una historia cautivadora (diálogos memorables, personajes creíbles, el ritmo adecuado y, nunca olvidarlo, coherencia), la capacidad de transportar sutilezas por medio de la fotografía. Hace escasas 10 horas terminé de ver una de las cintas más anheladas por mi yo cinéfilo: “My Blueberry Nights”, debut en inglés del emblemático director chino Wong Kar Wai. “Es la película más colorida que hemos hecho hasta ahora”, afirma William Chang Suk-ping, diseñador de producción, editor y diseñador de vestuario, en un artículo sobre él, publicado en la revista Newsweek: “The Maestro of Mood”. La alianza creativa entre Kar Wai y Chang data de una trayectoria de casi 20 años de trabajar juntos (por eso la naturalidad al utilizar el plural cuando habla de la obra).

Para todo el amante de la composición, los tonos saturados, los pequeños detalles, “My Blueberry Nights” es un orgasmo para los sentidos: desde los primeros planos del pastel de moras (elemento de gran simbolismo, obligatorio para comprender la situación emocional de Elizabeth, personaje principal, que marca el debut como actriz de Norah Jones), el neón que baña el metro y el café de Nueva York donde arranca la acción, el cabello sobre la frente de Sue-Lynne (esposa distanciada y dolida, a quien interpreta Rachel Weisz), hasta las cortinas y metáforas visuales que marcan la transición de tiempo en la historia.

En cuanto a la trama, Kar Wai afirma que ésta es una película sobre “dejar ir”; tanto Elizabeth como Jeremy (Jude Law), el dueño del café que alguna vez soñó con “correr en todas las maratones de este país [Estados Unidos], empezando en Nueva York”, tienen sus motivos para idealizar el pasado. Arnie, un policía alcohólico (David Strathairn), “todavía cree que está casado”, como afirma uno de los personajes en un bar de Memphis, otro de los escenarios de la historia; Leslie, la jugadora de cepa dura, que encarna Natalie Portman, se rehusa a creer en la importancia de su padre para ella. Todos luchan con reclamar su identidad, en cada trago, cada apuesta, cada juego de llaves guardado en un frasco.

“My Blueberry Nights” es mitad road-movie, mitad carta al futuro. Recomendable para corazones rotos y gustos sensibles.

Enlaces:

Un poco más acerca de la película aquí

Visita el blog de Luis Alejos: Primer intento

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s