Letras extranjeras – Soldados de Salamina / Javier Cercas

Soldados de Salamina

Javier Cercas

Editorial Tusquets

208 páginas

 

26-extranjera-cercas

Confesión #1: No leo best-sellers ni nada que huela parecido. Soldados de Salamina, publicada por Tusquets en el 2001, lleva a la fecha más de un millón de ejemplares vendidos.

Confesión #2: De la guerra civil española no sabía nada. Pero un vistazo al wikipedia desentrañó rápido ese relajo de nacionalistas, falangistas y republicanos.

Cercas hizo bien su tarea. ¿Cómo meter en una licuadora un tema trillado (la guerra civil española), una intriga detectivesca y el drama de un poeta venido a menos y lograr salir airoso con un relato que cautive? Esa es la magia de Soldados de Salamina, un libro corto en el que podemos distinguir tres partes articuladas por largas bisagras que permiten doblar cada capítulo sobre sí misma hasta formar un todo.

Parte 1: Casi al final de la guerra, mientras las tropas republicanas retroceden a la frontera con Francia, un nutrido grupo de presos es condenado a muerte. Sobresale Rafael Sánchez Mazas, poeta, político e ideólogo de la falange, y por lo tanto, un enemigo acérrimo de los republicanos. Su muerte sería un premio de consolación para los perdedores, pero en el último momento, Sánchez Mazas consigue huir del fuego de los verdugos, escondiéndose en el bosque. Una patrulla sale tras él y en la oscuridad de la noche un miliciano da con su cuerpo tirado a tierra. Alguien le grita al miliciano si lo ha encontrado. Y él grita que no, ve a los ojos al condenado. Y sigue su camino.

Parte 2: Un reportero que podría ser Cercas, o no, empieza a enredarse en la historia de Sánchez Mazas y un fogonazo sorprende su capacidad de dudar. ¿Quién fue ese miliciano que le perdonó la vida al poeta? Sucede un giro, Sánchez Mazas pasa a segundo plano y la identidad del miliciano se convierte en el leitmotiv, así como la travesía del reportero que mueve cielo, mar y tierra para alcanzar su cometido. La cosa se complica al punto de que se necesita la ayuda de alguna clase de detective especial, digamos, un Detective Salvaje. Y sí, Roberto Bolaño es amigo del reportero y de casualidad su vida parece haberse enredado en algún momento con alguien que podría haber sido el miliciano perdonavidas. ¿Recuerdan haber leído (ya sea en entrevistas o en alguno de los libros de Bolaño) que Bolaño contaba que su mejor empleo al llegar a España había sido ser cuidador en un camping? Esa es tarea para los que no saben sobre Bolaño, el caso es que el escritor aparece con pelos y señas y la historia vuelve a dar un giro.

Hay un tal Miralles que en teoría podría ser el sujeto de la búsqueda.

Parte 3: Miralles vive aún y está recluido en un asilo en Francia. ¿Qué buen reportero deshecha una oportunidad como ésta? Somos testigos del viaje, del encuentro. Así como de un final que hace añorar seguir leyendo, aunque nos quedemos tristes de haber alcanzado el tan temido Fin.

Truco concluido, cien puntos a la tarea.

Confesión #3: Soldados de Salamina es uno de los mejores libros que he leído, por lo que deberé revisar mis paradigmas sobre algunos best-sellers.

Alessandro Spillari

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s