Pintura – Arte Maya V

Arte Maya V

Por Jaime Moreno

 

16-pinturapakal1

Bienvenidos a la edición de noviembre en Luna Park. Este mes he preparado para ustedes una sección más de la saga de Arte Maya pensando en contribuir con la difusión y entendimiento de nuestros valuartes históricos. Así, entonces, adentrémonos una vez más en los senderos selváticos y misteriosos que los mayas poseen para ofrecernos. En esta ocasión, la pieza elegida es una magnífica muestra de la calidad escultórica  de los mayas: la lápida del sarcófago del rey Pakal.

Quizá no existe otra pieza dentro del arte maya que posea más polémica que el sarcófago de Pakal. Es cierto, cuando se piensa en pakal lo primero que viene a la mente es la idea del rey extraterrestre que conduce su nave hacia el firmamento. Claro está, todo académico desechará tal postura al instante; sin embargo, la mayoría de personas aún perciben esta idea, si no como verdadera, al menos como la única referencia al objeto en cuestión. Pero Pakal y su sarcófago tienen mucho que decir y no es precisamente “venimos en paz, llévenme con su líder”. Veamos, entonces, quién fue este rey de las selvas chiapanecas y cuál es el legado que plasmó en su tumba.

Cuando el arqueólogo mexicano Albertu Ruz descubrió que el templete del Templo de las Inscripciones, Palenque, Chiapas, México, poseía una lápida que llevaba a un extenso pasaje que parecía incrustarse en el centro de la pirámide, jamás imaginó lo que estaba por descubrir. Luego de remover los escombros, piedra por piedra, y llegar hasta una pequeña galería salediza, Ruz se encontró ante uno de los hallazgos más importantes en Mesoamérica: la tumba del rey Pakal. K’inich Janaab’ Pakal fue el gobernante que hizo de Palenque una ciudad de esplendor. Nació en 603 d.C. y murió en 683 d.C., a la edad de 80 años. Al morir, su cuerpo fue cuidadosamente preparado y depositado en una suntuosa tumba al centro de una de sus pirámides. Su sarcófago, además, fue ricamente decorado con una vasta simbología funeraria que aún hoy nos maravilla. ¿Qué significa? Veamos.

La imagen es elocuente: un personaje, central que parece estar enclavado en una especie de aparato, sostiene en sus manos lo que podría verse como un timón. Las comparaciones y conjeturas sensacionalistas son obvias y no requieren de mucho para hacer volar la imaginación de muchos.  Sin embargo, la definición correcta es la siguiente:

1.    El primer punto a tomar en cuenta es la figura misma. El rey aparece personificado como deidad del maíz, joven, vigoroso. Además, se encuentra sentado sobre una especie de incensario con forma de calavera. Así, entonces, Pakal mismo (visto como deidad) es asumido como ofrenda al momento de su muerte.

2.    El personaje principal es rodeado por una especie de tenaza. Esto es porque representa la fauce de un animal mitológico: el ciempiés. En lengua maya, ciempiés se dice Chapaat y sus fauces huesudas son relacionadas con la entrada al inframundo. Es de esta manera como el rey, ofrendado, es devorado por la muerte para formar parte del mundo de los muertos.

3.    Sin embargo, del rey muerto emerge un inmenso árbol de la vida, que traerá abundancia al mundo y sostendrá la bóveda celeste. Esto quiere decir que el espíritu del rey no abandonará a sus descendientes, más bien seguirá bendiciéndolos de una manera sobrenatural y mítica. Esto también representa que Pakal se elevará a los cielos y se convertirá en sol, como dictan las mitologías antiguas.

4.    Finalmente, los bordes del sarcófago están delineados por una Banda celestial, elemento iconográfico compuesto por los glifos relacionados al cielo (día, noche, estrella, etc.). Cuando estas bandas aparecen, representan que la imagen asociada a ellas ocurre en únicamente en plano del mito, de lo sobrenatural, de lo divino y son parte de una realidad a la que los mortales no pueden acceder. Además, en los extremos superior e inferior, así como en los costados del sarcófago, aparecen los nombres de los antepasados del rey y se presentan como estrellas del cielo.

16-pintura-pakal3

Así, en conclusión, esta imagen no presenta el viaje interestelar de un rey hacia un planeta distante; más bien, presenta el descendimiento del Pakal al inframundo y cómo su alma renace para unirse a sus antepasados en la bóveda del cielo. Espero, entonces, que con esta breve descripción quede un poco más claro el significado de una de las piezas más apreciadas de toda la cultura maya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s