Pintura – Botero: la estética de la vida diaria

Botero: La estética de la vida diaria

Jaime Moreno

25-pintura-1

Para un artista, lograr que su nombre sea sinónimo de un estilo con reconocimiento universal, representa esa especie de Santo Grial del arte. En un mundo donde la originalidad está en tela de duda, el hecho de concebir formas distintivas es la eterna búsqueda del creador. Muchos los intentos, pocos los resultados. Dentro de ese grupo, Fernando Botero.

Nacido en Medellín, Colombia, en abril de 1932, Botero mostró inclinaciones artísticas desde muy joven. Ejemplo de ello es la promiscuidad con la que comenzó la exposición pública de su obra: a los 16 años realizó su primera muestra, lo que le valió el traslado a Bogotá para participar en la Exposición de artistas Antioqueños. Luego, con 20 años,  se adjudicó uno de los premios que otorgaba el IX Salón de artistas colombianos. Esto lo incentiva para mudarse a Europa y continuar sus estudios. Comenzaba una era para el arte latinoamericano.

25-pintura-2

Las figuras de Botero se han posicionado en la escena mundial por su particularidad y dinamismo. Sus formas abultadas y de semblante amistoso han logrado cautivar a lectores de todo el mundo. Las obras del artista, se exponen en galerías internacionales y no es raro observar sus esculturas en los paseos más exclusivos de las grandes ciudades. Pero, ¿qué lo hace digno de la universalidad? Sin duda alguna, la monumentalidad de sus líneas combinadas con la calidez de los colores y la amabilidad facial de sus personajes, generan en el espectador el deseo de escudriñar en ellas. Destacan los bordes curvos que encierran sensaciones agradables, cotidianas. Botero hace un perfecto uso de la realidad para presentar escenas pueblerinas, latinoamericanas, combinadas con ese aspecto provinciano de sus paisajes. Finalmente, el aire Naïf que se impregna en ellas las hace ver como pinceladas perdidas de ese realismo mágico que hizo grande a otro colombiano, García Márquez.

Botero es, sin duda, uno de los artistas latinoamericanos más reconocidos del siglo XX. Esto por su capacidad de hacer notar que en un país donde la delgadez es casi un obsesivo nacional, llevar la contraria es la mejor muestra de que la belleza… es subjetiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s