Reportaje – Blogs sin techo en Guatemala

Blogs sin techo en Guatemala

 

Por Alma Karla Sandoval

17-reportaje-blog

 

¿Es posible hablar de crítica de blogs?, ¿habremos de inaugurar aquí un nuevo género?, no lo sé.  La verdad es que para muchos escritores nacidos en los setenta y ochenta, la escritura de posts ha pasado a ser más importante que aquello llamado “propuesta literaria”. No en balde una ensayista confiesa que escribir en su blog le resulta menos estresante, que se siente bien redactando cuando recuerda que se dirige sólo a 4 fieles lectores.

Pura ilusión, espejismos, como de los que está llena la red, porque en realidad uno nunca sabe quién está leyéndote, aunque algunos programas de ubicación aseguren señalar las coordenadas de quienes siguen tu espacio. Pero en eso no vale mucho la pena detenernos. Sucede que el asunto que nos convoca son las bitácoras de algunos jóvenes chapines.  Prefiero usar ese nombre que el de dietario, aunque el origen de esa palabreja, “blog”, encuentre sus orígenes en “web log”, es decir, un diario en red que todo el mundo puede manosear.

Lo anterior desconcierta puesto ya que implica toda una revolución conceptual respecto a lo íntimo y lo privado.  De ahí que la discusión no se haga esperar, que las preguntas nos atropellen: ¿se vale contarlo todo acerca de todos?, ¿dónde termina lo secreto y dónde nos asfixia lo público?, ¿es, el crecimiento de los campos culturales, junto con el frenesí esquizoide de la industria cultural, el nuevo demonio de nuestras relaciones interpersonales? Porque si jugamos con las verdaderas reglas del blog, todas y todos deberíamos ocuparlo como páginas electrónicas donde contar la vida y no como mampara publicitaria de nuestras lecturas o espacio donde colgar lo hallado, lo perdido, lo olvidado, es decir, nuestros textos que más queremos, nuestras fotografías adoradas. Al último, como siempre, se trata del valor en esta escritura llevada y traída, tomada a la ligera, utilizada como hobbie sin compromiso, sin respeto por sus propias normas, y eso que  hace falta valor para desnudarnos todos los días.

En octubre de este año Pablo Bromo organizó “Lecturablogs”, un experimento interesante del que no puedo hablar mucho porque en primera, no he tenido el gusto de conversar con el de la idea. En segunda, no vivo en Guatemala y por eso no pude asistir a dicho evento. Lo que subrayo es la intención (y ya Bajtin, todo dialógico, se detuvo en ese rasgo)  de estos chicos que se atrevieron a leer cara a cara y con alcohol de por medio, eso que digitan en soledad para todo el mundo. Esto quiere decir que para ellos lo que suben a su blog también es cuento, poesía, crónica, ensayo, etc. Será que les gusta patear a Mclhuhan por aquello de “que el medio es el mensaje”. Y es que miren, un post es un post como una rosa una rosa por más Rilke que la defienda, por más Celan que la dibuje  con versos oscuros.  No sé si peque de apocalíptica, pero una crónica a secas sí cabe una revista electrónica, pero difícilmente en un blog. Suena escandaloso, pero admitamos que el territorio personal de una bitácora matiza, querámoslo o no, el contenido y por ello la forma del texto.  Un post siempre tiene latido, sangre, semen, saliva, sudor y llanto.  Estos son los materiales, junto con el nombre que lo acompaña, de sus límites.

En Guatemala viven muchos jóvenes escritores y escritoras cuyos blogs  dan para escribir todo un libro y lograr que se publique en papel común y corriente. Idea que le paso a Alan Mills, siempre viajero y soñador de temas para publicaciones, prendas de vestir y sólo él y su imaginación saben qué más. Por lo tanto me acomodo y conmino a los lectores que todavía me quedan a abrocharse el cinturón porque ahora sí saco mis tijeritas y con su filo le doy a lo que sigue.

Tal vez no hay blogs de gente talentosa en Guatemala. No discuto lo segundo (porque personas brillantes sí encuentras) como el intento de autopromocionarse en esos espacios de colores llamativos, videos malos y buenos, canciones siempre en inglés y fotografías sin mucho originalidad que digamos, que llaman precisamente blogs y nada más. Es un hecho que los chapines treintones y veintones se leen los unos a los otros y se dejan comentarios motivantes. Pero también es cierto que a veces ofenden la inteligencia de otros, pregúntele a Claudia Navas quien ha acertado dejándonos saber quién es cuando no ha dormido, cuando su gatita se queda sola o si la asaltan en la calle. Esto, claro, no se lo perdonan algunos y bajo la protección del anonimato la ofenden. Navas, periodista y mujer, ocupa su blog para lo que debe aunque quiera forzarlo con el traje de una columna especializada sin rumbo.  Lo bueno es que no teme parecer vulnerable, que lo es, pero con el plus de una franqueza femenina que ya quisieran varios. Lástima que innova poco y luego de leerla durante un mes seguido ya sabemos qué esperar de ella (ideológicamente, sobre todo)  a pesar de sus viajes donde no encontramos nada extraño. Pero aplaudo su valor y la prefiero enojada, antes que buena y convencional.

17-reportaje-payeras

Y aquí es donde no pienso mucho antes de escribir porque admiro muchísimo a Javier Payeras , pero como bloguero le reprocho ser tan políticamente correcto y escatimarnos detalles de su vida personal. A veces, por un poema, un aforismo, una escritura que se desvanece rápida, sin pretensiones, pero sin mucho pegamento que duela hasta el fondo, intuimos en qué anda. Y es que se expone poco. Defiende su privacidad sobre todas las cosas y recurre al reciclaje de textos que muchos ya conocen. Sugiere, lo que está bien, pero en un blog hay que jugar al equilibrio.  Lo que sí, como lectora agradezco su elegancia, la buena selección de fotos y la fidelidad con un estilo que buscando el centro se consolida. Lo mejor es la apertura del Chulo Chucho Colocho que sin ser un blog ácido le da cabida a todo el mundo. Incluyente el poeta y novelista y por eso no menos querido. Me uno a su club de fans que tal vez clama por detalles más íntimos del autor y no por personajes del Centro de ciudad Guatemala, por más interesantes que resulten.

Y si Payeras habla poco de sí mismo y odia la primera persona y critica a todos los narcisos que no pueden abandonar el yo como herramienta de batalla, no entiendo cómo puede ser tan amigo de Alan Mills .  Revólver es un espacio ciertamente peculiar. Y si bien dicen que las cosas se parecen a su dueño, uf.  Que conste que el anacional poeta, el casi apátrida y nómada chapín que no puede estar quieto, me cae bien. No es personal, cariño, o tal vez sí. Pero este blog siempre es rebasado por la biografía de un joven escritor que lucha sin cesar por defender su sitio en el parnaso latinoamericano y por ende conoce, literalmente, a todo el mundo. Confieso que me agradan los videos y la música con que aliña su blog. Admito que su vértigo me encanta cuando lo asume para sí y sus lectores con quienes siempre conversa. Lo que no soporto es tan poca sustancia en aras de compartir (no creo que lo haga de mala fe) una búsqueda literaria que a veces es sólo para uno y nadie más. Mills generaliza sus anécdotas de viaje y como él mismo no lo ignora, resulta presuntuoso, incomible, y todo eso que la gente que no lo quiere y aquí entre nos, también la que lo quiere, dice de él.  Lo que sí, sueño y ambición nunca le faltan, pero extraño sus poemas y no sus fotos en Chile, París, Brasil, etc. Abomino sus textos donde mezcla idiomas porque son ilegibles y muero de ganas por saber más de la verdad del joven, no de la impostura, más del poeta que se siente triste porque como a todos, le da miedo esto de ser artista y no perdurar por siempre.

17-reportaje-fellinada

Perdurar, eso no parece importarle mucho a nuestro cronista de cabecera: Julio Serrano . Lo digo porque es el que mejor conecta con la realidad urbana de una ciudad sucia, peligrosa, donde las camionetas son una tragedia permanente, donde el hecho de no tener carro y sí amigos que juegan a escribir sin saber a ciencia cierta cómo es eso, lo han ido formando como uno de los jóvenes intelectuales con más futuro de Guatemala.  Se agradece, sobre todo, su humor, su optimismo a prueba de balas y fiestas, de mujeres y hombres que quieren seducir a las primeras y al revés. La mirada de Serrano es jocosa, profunda y siempre conlleva un detalle crítico que denuncia e inquieta. No sé si sea un periodismo literario o una literatura periodística lo que se asoma en sus posts. Lamentablemente no escribe mucho y abandona a sus seguidores. Lo que es digno de resaltar es que Julio puede contarnos algo íntimo, algo que le duele, con la belleza del poeta que también es. Entiendo Fellinada como un espacio que debería crecer y no anquilosarse.

Otra que no escribe mucho por lo ocupada que vive y así está bien, porque en sus palabras es mejor mucho trabajo para no pensar en lo que no debe, es Lorena Flores .  Por ello siempre alegran sus hallazgos y su actitud abierta. Buena lectora de todo, también de blogs, acostumbra estar conectada sin parecerlo.  De tal suerte que de pronto escribe algo para otras tres personas que andan diciendo lo mismo por ahí. Esto, aunado a su gusto por compartir el ocio con los lectores, hace de Matilisguate  un lugar refrescante.  Lorena cuenta algo cuando cree que es meritorio o cuando la película que fue a ver le atrajo por algo. También suele contagiarnos con sus textos o citas favoritas, inteligentes, con su intimidad familiar porque para ella esos otros con los que vive son importantes. Es curioso, pero la calidez de la Flores da para que uno crea que la conoce desde adentro aunque no es así. La verdad es que lo trascendente, lo que en serio es íntimo, no anda escribiéndolo por todos lados. Ella apuesta por el corazón como puño y  en la etimología de las palabras. Se da y no, su blog es eso, un abanico que no se abre totalmente.

17-reportaje-jp

Quien siempre abre y cierra, con todo, todo lo que puede y hasta se siente mal cuando la vida no lo deja escribir a gusto es Juan Pablo Dardón . Fe de rata es un trabajal que se llevaría un premio a la constancia, el compromiso literario, la jocosidad, la intimidad que se revela sin miedo, el diseño hermoso, la innovación. En suma, el bloguero por excelencia es este joven escritor que va al gimnasio y nos cuenta cómo es; que no esconde sus adicciones y ventanea a sus amigos cuando se van de viaje. Lo mejor de todo es que uno piensa que los temas se le van a acabar a Dardón, pero no es así, como mago sabe inventarse taxonomías insólitas y hacernos reír a diestra y siniestra. Por si fuera poco, vive una agitada vida cultural y lee, escucha, ve. Conectadísimo con media humanidad, los comentarios le llueven y me encantaría preguntarle cuál es el secreto para que su blog sea referencial. Ahora lo malo: por la premura suele descuidar sus textos con erratas imperdonables, esto sin mencionar que a veces sus estados de ánimo contrastantes sacan de onda y mucho. Es como leer a varios Juanes Pablos. El poeta, coloquial sobre todas las cosas, intenta ser tierno sin conseguirlo. El cronista, que quiere derramar mala leche, termina condescendiendo frente a los demás.  Por si fuera poco, apuesta por un periodismo que no acaba de convertir su blog en revista. Este es el problema fundamental, supongo: desear tener más que un blog y cultivar, estrictamente, el post tal cual es.

Y así puedo seguir, pero Vania Vargas no me lo publicará todo. Veo que me extendido refiriéndome a los blogs de personas que durante todo el 2008 seguí. No me queda más que la intentona de algunas conclusiones tan inconsistentes como mi pluma, o mejor dicho, este teclado.  Creo que no sabemos escribir posts, que siempre nos confundimos con el cuaderno que soñamos tener desde muy jóvenes: ese block de páginas donde soltar el lenguaje a nuestro antojo porque la libertad no estaba prohibida en la infancia, donde la bitácora a lo Verne era el modelo de la victoria que como aspirantes a escritores o periodistas no vamos a poseer.  Quizá sea cierto que tiene un blog quien no puede ser un profesional de la escritura y se consuela colocando frases a la intemperie de otros ojos derrotados.

Otros enlaces:

Vista el blog de la escritora mexicana Alma Karla Sandoval: Llamada y juego

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s