Reportaje – Te prometo anarquía

Te prometo anarquía:

una experiencia placentera

 

Por Rafael Romero

15-reportaje-anarquia

 

Por desgracia, el reducido panorama de la literatura en Guatemala sufre, como en muchas otras partes del mundo, de elitismo. Los mismos publican, los mismos circulan, los mismos son premiados. «Ser parte de o no ser parte de», he ahí la cuestión. Presiento, ―perdonen el atrevimiento―, que las editoriales y las revistas apuestan por el “amiguismo” y alimentan la difícil tarea de darse a conocer (pensemos en un escritor novel) con obstáculos varios y negativas poco esperanzadoras. Gracias a la pantagruélica evolución del fenómeno web 2.0 y a la vertiginosa proliferación de bitácoras, blogs y demás recursos para la libre expresión del pensamiento, quienes disfrutamos de la escritura y de la palabra, hemos encontrado una vía accesible e independiente, acaso idónea, para flanquear las barreras socio-culturales, académicas y editoriales, y sacar a la luz nuestras ideas, emociones, pensamientos e inquietudes. Puesto que en gran medida incluye juicios de valor basados en la subjetividad y en el gusto, la literatura es un hecho hasta cierto punto relativo. Que algo sea o no literatura o arte es una delicada cuestión que, desafortunadamente, afecta muchísimo más a quienes inician, a quienes emergen, a quienes no se han hecho escuchar e, incluso, a quienes se desplazan por territorios alternativos. La difícil tarea de publicar en nuestro país, independientemente del formato (libro, revista, periódico, etc.), es el colofón de una problemática global que va de la mano con el desagradable acaparamiento de los medios y recursos por parte de “los mismos de siempre”, de “los de la foto”. Esta situación, en muchos casos, es la causante de que jóvenes escritores/as con talento caigan en actitudes apáticas, de desinterés y desconfianza respecto de la literatura guatemalteca.

La idea de Te prometo anarquía* surgió a raíz de analizar lo ya dicho y de procurar un espacio abierto, con requisitos mínimos, para la publicación literaria y artística en el ámbito nacional de quienes así lo quisieran. Aunque en un principio, movido por cierta nostalgia, me incliné por lanzar la invitación a un círculo pequeño de familiares, amigos y conocidos, fueron al final las propuestas de creadores y creadoras nóveles, emergentes, alternativos, desconocidos, poco difundidos, amateurs, mal valorados y “dispersos” de Guatemala las que, a un nivel más amplio y ambicioso, empezaron a perfilarse como la materia prima del blog, que a su vez habría de tornarse en una suerte de antología. Con la idea ya concretada y madura, entre noviembre y diciembre del 2007, me propuse a rastrear y a descubrir, aprovechando la ya mencionada proliferación del fenómeno blog, propuestas que pudieran darle vida al proyecto. En enero de este año empezaron a aparecer los primeros rostros y de ahí, hasta la fecha, Te prometo anarquía se ha ido solidificando gracias a aquellos y aquellas que han creído en él y que han colaborado con sus textos y sus propuestas. Cada quince días, aproximadamente, una nueva cara es agregada a la galería. El contenido de cada autor o autora ** es el que él o ella han decidido publicar. A parte de los requerimientos básicos en cuanto a la cantidad de textos y la forma de envío, no hay parámetros editoriales ni temáticas, sino más bien un terreno libre para que cada quien publique lo que mejor considere. Pocas han sido las ocasiones en las que determinado autor o autora se ha puesto en contacto conmigo, voluntariamente, para formar parte del proyecto. La mayoría de los publicados y los que están por venir, han aceptado mi invitación y posteriormente se han tomado la molestia de enviarme su obra e, incluso, de recomendarme más candidatos o candidatas.

Tomando en cuenta que no soy ningún antologador ni mucho menos, el registro de los publicados y publicadas es sencillo: están agrupados por su año de nacimiento, por el género en que se desenvuelven y por su lugar de nacimiento. La trayectoria literaria y/o artística de algunos de los publicados no ha sido tomada en cuenta, ya que se pretende que todos los publicados y publicadas estén al mismo nivel y que no existan diferencias de currículum, sino más bien que sean sus textos o su obra el referente más importante para las y los lectores. Ignoro si este detalle, la desconfianza, la desgana, el no tener un blog*** o la propia naturaleza del blog (incluyendo diseño, poca difusión ****, no-anonimatos, su dueño, etc.) conformen el motivo por el que algunos de los invitados e invitadas hayan hecho caso omiso (especialmente aquellos que ya no son tan desconocidos) y otros más, luego de aceptar voluntariamente la invitación, no hayan dado señales de vida. No voy a decir que esta actitud es decepcionante, porque es normal que, aunque yo no quiera ver el blog como “un blog más”, haya quienes sí lo vean así y es perfectamente comprensible desde ese punto de vista. Lo curioso es que, por más que TPA sea un blog sencillo y “artesanal”, es sobre todo un espacio disponible y está ahí, con las puertas abiertas. En fin, la experiencia está siendo muy satisfactoria y las personas que han creído y creen en el proyecto me lo han demostrado de muchas maneras. Decir que estoy agradecido, es poco.

EPÍLOGO

En Noviembre, sin fecha aún definitiva, estaremos presentando el blog en Antigua Guatemala, con la intención de reunir a todas y todos los publicados y darle un giro al blog en términos de divulgación a nivel nacional. A partir de enero del próximo año, la idea es convertir el blog en una verdadera revista literaria-artística, en una página más completa (diseño y presentación, principalmente) para más adelante convertirlo en una publicación antológica en formato impreso. Buscar que muchas de estas voces lleguen a escucharse como se debe, es también uno de los objetivos principales de Te prometo anarquía.

Notas: 

 * En su blog personal, el escritor Ronald Flores afirma que TPA surge a raíz de la aparición de Libros Mínimos, lo cual es totalmente falso e infundado; la idea primigenia es anterior y no tiene ningún tipo de relación con ninguna otra manifestación parecida en el ámbito guatemalteco.

**Aunque de momento el contenido del blog es más bien literario (poesía, narrativa, prosa), también está abierto a propuestas de fotógrafos, pintores, artistas experimentales, ilustradores, escultores, etc.

***Tener un blog o una bitácora personal no es, bajo ninguna circunstancia, un impedimento para publicar en Te prometo anarquía.

****Hasta la fecha ningún medio de la prensa escrita del país se ha interesado en hacer mención del espacio; cosa que no ha ocurrido con Doblajes al buen chapín (en El Periódico), por mencionar un ejemplo.

Enlaces: 

Vista el blog Te prometo anarquia

Visita otro de los blogs de Rafa Romero: Cinco quilos de vacío

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s