Reseñas – La voz a ti debida / Pedro Salinas

La voz a ti debida

Pedro Salinas

 

27-resenas-salinas

 

Pedro Salinas nació en Madrid en 1891 y murió en Boston en 1951. Durante su vida perteneció al grupo poético de 1927, al que muchos consideran, junto con el del 98 y sus sucesores, buenas razones para denominar al siglo XX  como un segundo Siglo de Oro español.

Jorge Guillén comentó lo lamentable que era la temática amorosa en la poesía de Salinas. A pesar del tema, el poemario está cargado de imágenes lúcidas, acaso racionales, nutridas de una incipiente modernidad, fruto de su exilio y de la rigidez intelectual que el autor cultivó en su vida.

‘La voz a ti debida’ es una búsqueda entre las dudas del espíritu que recuerda a la poesía mística del siglo XVI. La única certeza es una ausencia (“la certidumbre: tu ausencia”). El poema se vuelve un diálogo inmaterial que se justifica en el amor hacia una interlocutora indefinida: “La Amada” que desde el Cantar de los Cantares es recurrente en la poesía dialógica. A través del diálogo, el autor sale de la individualidad hacia una motivación de vida. Cuando el poeta se refiere al tú como un elemento sustancial de la obra, no sólo descubre al receptor del mensaje, sino al mundo. Las voces. El sentido mismo de la existencia alumbrado por la claridad ciega de sus motivos.

Para entablar esta invocación, debe hablar apoyado en los pedazos que le quedan de su voz.  Un yo fragmentado y adusto que apenas se refleja en la apelación dialógica. El yo redescubierto en el diálogo que guarda para sí el poder sorprenderse de un mundo completamente nuevo. Ambos –poeta y mundo– renacen en el poema como una invención de la cotidianidad y el intimismo dentro de la contemplación de un tú esquivo, formando poemas poseedores de cierta luminosidad infrecuente. Todos los poemas tienen un halo de luz que los hace lejanos de temas angustiosos y fríos. El poeta canta. Invoca con todas las fuerzas y esperanza caminando entre la ciudad y los prados, ambos magníficas manifestaciones de la plenitud de la vida desbocada en el amor.

En el texto, la voz es algo más que el motivo del poema, es el conglomerado de imágenes, la cúspide del ser desde la cual se busca, como viendo hacia un llano bajo. Imágenes precisas con versos entrecortados hacen recordar la prisa de las vanguardias en curso. Es la sintonía con la modernidad acoplada con el respeto de la tradición literaria de España.

Al final, la reflexión se manifiesta viendo hacia atrás un hecho casi lejano. Las sombras y la distancia invaden una habitación vacía, como si la intención premeditada fuera graduar la intensidad para terminar diciendo adiós luego de apagar la luz y dejar el cuarto a oscuras. Como si el autor se despidiera dejando su libro en nuestras manos.

Carlos González

Enlace:

Visiten el blog de Carlos González: Pájaros descompuestos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s