Cine – Cuatro miradas a Cuatro caminos

Cuatro miradas a Cuatro Caminos

30-cine-cuatrocaminos

Por Bill Barreto

Cuatro Caminos es un colectivo en el que intervienen las productoras Cien Pies y Belenguén, y la editorial Libros Mínimos. Alejandro España, Alejandro Somoza, Julio Serrano, y un largo etcétera que incluye a Rodrigo Calderón, Eduardo Rivera, Luis España, Mario Luna… y que varía de producción en producción participan de este proyecto que ha presentado documentales como Vidas ambulantes, vídeo clips, reportajes y videos experimentales, algunos de los cuales podemos ver en su página http://caldazochapin.com, un espacio en donde conviven desde el video experimental hasta el reportaje a pie de calle. El trabajo de este colectivo ha sido reconocido en el pasado festival Ícaro con el premio al Mejor video clip, por Pequeña feria del Pueblo Azul.

1)
Su marca de identidad es el eclecticismo, el lenguaje literario y los videojuegos, la cultura popular y el video experimental, están presentes en sus producciones en donde lo mismo puede verse trabajo editorial que montaje. En Civil War Guatemala, el nombre en inglés es inevitable, encontramos por ejemplo la fusión de textos literarios con el lenguaje de los videojuegos, un texto de Miguel Torga nos sirve de leyenda inicial, de historia contextual si se quiere, para tres pantallas en las que se hace un repaso de la guerra en Guatemala y sus secuelas de posguerra; el recuento de los daños, los fríos números que permiten completar o no una misión cierran cada pantalla acumulando muertos, desparecidos y masacres. Juegos de guerra, war games, en donde la historia fragmentaria se comenta con textos de Luis Lion o Luis Alfredo Arango, o hasta con una suerte de Vallejo adaptado a la posguerra.

2)

Menos efectista, y quizás por eso, capaz de causar mayor poso en el espectador resulta el video clip Pequeña feria del Pueblo Azul. Eficaz desde el título, que recibe de la canción que acompaña a la pieza, parte de un proyecto de música experimental, Radio Zumbido, a cargo de Juan Carlos Barrios. Pocos motivos pueden parecer menos interesantes para un video clip que un retrato, el seguimiento de expresiones faciales que delatan emociones, o estados de ánimo que se esconden, pareciera una tarea monótona para una pieza inseparable de la música, toda ella sucesión en el tiempo. El mérito del video en este caso es empalmar el ritmo de la pieza con la materia que filma: una sucesión de retratos en la Plaza Central, rostros fotografiados en sepia que ralentizados y fuera del contexto del audio que los acompañaba al ser filmados logran ser un retrato colectivo. Si los espacios públicos son puntos de encuentro, también lo son para desviar miradas, para evitar ese contacto entre ojos desconocidos. Aquí la lente sorprende el asalto de miradas que cruzan la plaza.

3)
También experimental, aunque menos unitario en su sentido tenemos al soliloquio desaforado de Don Mario Rafael Turcios Paniagua en el video El deshuesadero de Cristo. Don Mario y sus consignas, su impermeable verborrea predicadora, forman un personaje excesivo para la ficción, por lo cual no queda más remedio que encontrarlo en la calle conviviendo con esa otra realidad menos real que lo rodea. Un personaje así sólo puede tener un vicio para quien se sirva de él, la sobreexposición, en este video se sirven de ella para remacharnos con las consignas de un predicador en uniforme camuflado que merodea por la calles acompañado por su gorra llena de emblemas de la policía, la cruz borda en el pecho y el monograma JHS. Documentar la existencia de este personaje tiene a la vez que un valor sociológico un cierto grado de masoquismo.

4)

Finalmente la vertiente más documentalista de Cuatro Caminos, está en su documental Vidas Ambulantes y sus “caldazos”, cortos contenidos en http://caldazochapin.com que en algunos casos resultan reportajes impresionistas como en el Caldazo por la diversidad sexual, o el seguimiento de la cotidianidad de comunidades del país como el Caldazo de Oriente o el Caldazo Delicia Chapina, el día a día en un pueblo del oriente del país o la preparación del Kakik en Cobán, son la materia para estos videos. En las distancias cortas, los videos de los “caldazos”, las producciones se ven asistidas por la música que las acompaña y que marca la cadencia del video, pero en documentales más largos como el propio Vidas Ambulantes, los aciertos son más aislados y la falta de una mayor unidad que nos permita seguir la historia con interés se echa en falta.

En este repaso, que sin ser culinario incluye “caldazos” y sin ser gamer, scores de videojuego, faltan los experimentos de la Poesía Vrs Chinique, otro proyecto que se puede encontrar en http://caldazochapin.com. En síntesis la apuesta de este grupo parece de momento alejarse de la ficción y preferir trabajar con la materia siempre inverosímil de la realidad, Guatemala y sus rostros incomodos, Guatemala y sus lenguajes no escritos. Cultura popular y sus reinterpretaciones parecen ser sus constantes, personajes al natural y música no esterilizada por la estandarización.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s