Reseñas – Completamente inmaculada / Francisco Alejandro Méndez

Completamente Inmaculada

Francisco Alejandro Méndez

Editorial Cultura 2009

31-resenas-inmaculada

Por Miguel Ángel Guzmán

Hace ya casi dos años, para mi cumpleaños número 24, invité, como de costumbre, a una serie de personajes que en los últimos años me han acompañado. En el fondo, yo tenía el presentimiento de que no iban a poder llegar a mi casa por haber improvisado a última hora la fiesta. Esperé durante una o dos horas, después de la hora acordada, y al no recibir noticias de nadie, decidí apagar las luces e irme a la cama. Después de todo, todavía estaba medio herido por haber celebrado mi cumpleaños con anticipación.

Hasta el día de hoy, no se bien si fue porque casi todos andan buscando un pretexto para parrandear, o si fue porque como diría Guayito Franco: “al fin y al cabo, un poquito yo me hice querer”. Lo cierto es que cuando yo ya estaba durmiendo, sonó el timbre y uno a uno, fueron llegando casi todas las personas a las que había invitado, junto con las que ellos mismos se tomaron la molestia de invitar, haciendo que aumentara exponencialmente el numero de invitados y de pulmones de indita que traían bajo el brazo.

Para hacer más grande mi sorpresa, alguien decidió cambiar la dinámica usual del grupo, y en lugar de llevarme el siempre bien recibido pulmón de Quezalteca Especial, me regalo un libro de Francisco Méndez. Recuerdo haber tomado con gratitud el libro en mis manos y haber leído la dedicatoria que habían escrito para mí, al mismo tiempo que uno de los invitados reventaba el empaque dorado de un pulmón de Indita, y sonreía tan extasiado, que casi puedo jurar que alcanzo el clímax etílico.

Pocos días después, comencé a leer el libro cuando ya me encontraba bien recuperado, física y emocionalmente, de la goma de cumpleañero que algunas veces puede llegar a convertirse en una carga moral con la que se tiene que lidiar hasta llegar al siguiente cumpleaños, en donde por fin exorcizamos los cagadales con carcajadas, al recodar el cumpleaños anterior; degradando y exagerando los recuerdos que logramos construir en conjunto, hasta llevarlos a la calidad de chistes que luego formaran parte de nuestra propia cultura oral, dentro del repertorio de todos los amigos que estuvieron presentes.

Lo primero que me atrajo del libro de Francisco Méndez fue el cinismo con el que aborda la vida. Al avanzar algunas paginas, también me di cuenta de que el escenario en el que yo había conocido “Completamente Inmaculada” -junto con los actores, los lugares, la música y los papeles que han desempeñado-, no distaba mucho del escenario en el que Ezequiel -que es el personaje que nos narra la historia del libro-, conoce a Inmaculada Montero y Guerrero; personaje entorno del cual van saliendo a la luz una serie de relatos.

Inmaculada es el personaje central de la novela que nos narra Ezequiel, un ser tan cínico y desenfrenado, como nostálgico y enamorado. Quien luego de haber tenido una corta e intensa relación con ella durante los últimos días que estuvo en Guatemala, vende todas sus chivas y viaja a Europa con la intención de encontrarla y traerla de vuelta con él.

Como todo buen chapín enamorado -mula, ciego y terco… hasta donde ya no-, está convencido de que con una fotografía de ella en su bolsillo y su intuición de periodista, le basta y sobra para encontrarla en donde sea que esté. Así, viaja en busca de ella aún sin tener un número telefónico, ni una dirección en donde pueda localizarla. Tratando de “coincidir” con ella, para declararle su amor y no apartarse nunca más de su lado, la busca por las ciudades, calles, cafés, bares, parques y todos los lugares que alguna vez la escucho mencionar. Me gusta pensar, que lo hizo seducido por la idea de que ese encuentro sería tan mágico como cuando la Maga y Oliveira volvían a encontrarse, después de haber jugado a perderse y encontrarse. Desafiando el peligro que implicaba para ellos, el no volverse a encontrar.

A lo largo de la búsqueda que se dramatiza por el dinero que poco a poco se le acaba de tanto andar persiguiendo siluetas y espejismos, por momentos detiene su búsqueda y divaga por las calles recreando para él, con nostalgia, los recuerdos de su vida anterior a la aparición de Inmaculada, que es el nuevo referente de su vida. Intercalándonos así, a lo largo de la novela, una serie de historias con un tono siempre cínico, pero simpático, sobre el desenfreno de su vida en Guatemala, que va tejiéndose entre sí, con mucha nostalgia, para darnos a conocer al verdadero Ezequiel, mientras este continúa su búsqueda de Inmaculada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s